¡El cristianismo no es para mí!

Algunos de vosotros habéis estado asistiendo desde niños a la iglesia. Habéis escuchado testimonios, habéis oído oraciones, y habéis llegado a una conclusión: esto no es para mí, quizás a otros les funciona, pero a mí no, ¡simplemente el cristianismo no es para mí!

 

Aquí hay dos preguntas básicas: ¿por qué el cristianismo no funciona para mí y por qué veo a otros en cuyas vidas sí funciona?.

 

Una buena parte de los que leéis esto sois hijos de piadosas familias. ¿Quiénes habéis estado en la Escuela Dominical?, ¿cuántos habéis ido a campamentos?, ¿cuántos vais a grupos de jóvenes? ¡Algunos de vosotros habéis escuchado más predicaciones y clases de Escuela Dominical que las sillas de vuestra iglesia! Vuestros padres os han repetido las mismas cosas sobre Dios una y otra vez y ya estáis empezando a perder la paciencia.

 

Y aun así algunos estáis en tierra de nadie, en la friend zone, no sois ateos, no sois muy cristianos, pero tampoco dejáis de serlo. Esto es como la chica que le dijo a sus padres que estaba “un poco embarazada”, “no hija – le respondió el padre- o estás embarazada o no”. O eres cristiano, o no.

 

Y algunos de vosotros pensáis: esto no funciona para mí.

 

¿Cual es la razón por la que una persona abandona el cristianismo?, ¿por qué razón algunos estáis en tierra de nadie?, en ese punto intermedio en el que no os identificáis con vuestros amigos no creyentes, pero en la iglesia os sentís fuera de lugar.

¿Por qué?, por un tema de amores. De eso quiero hablar, del AMOR. Y me vais a entender. Porque el cristianismo tiene un fuerte parecido con el ROMANCE, con enamorarte.

 

¿Cuántos estáis o habéis estado enamorados? Yo reconozco que he sido un enamoradizo toda mi vida, creo que algunos de nosotros somos unos románticos, estoy seguro que muchos de vosotros entenderéis lo que os quiero explicar.

 

¿Qué hace falta para que una relación de amor funcione?, lealtad, entrega, DISFRUTE MUTUO. No es sólo hacer cosas juntos, es unirte a la otra persona, es gozarte en esa persona, disfrutar de su compañía.

 

El amor te ata a la otra persona. Te ata a sus gustos, te ata a su familia, pero también te ata a su futuro. Pero es más, el amor es una unión orgánica. Es unión profunda, se conectan emociones, pensamientos. Se fusionan dos personas. ¿Habéis visto las raíces de un árbol? Se extienden tierra adentro y es imposible arrancarlo sin arrancar un pedazo del planeta. Hay personas tan unidas que si una de las dos lo deja, lo abandona, o fallece la otra persona se queda en shock, le han arrancado medio mundo, la han mutilado.

 

Eso de Génesis de “una sola carne” no se refiere al acto sexual, se refiere a una unión real.

¿Qué es lo contrario del amor? El adulterio. Cuando una persona tiene dos novios, o novias. O dos esposas. Eso es terrible. Yo llevo casado 25 años, 3 años de novios. Amar a una persona es una maravilla, pero es un compromiso. Implica exclusividad, es decir, si hay 7 mil millones de personas en la tierra, 3,5 mil millones son mujeres, y de esos tres mil quinientos millones de mujeres yo sólo puedo amar a una. ¡Sólo a una!. Hay gente como Barney Stinson, de la serie “Cómo conocí a vuestra madre”, que esa idea de exclusividad le resulta insoportable, sin embargo si estás enamorado no es ningún problema.

Ahora bien, imagina lo que sería tener dos novias. Son dos fechas de cumpleaños que te tienes que acordar. Y dos regalos. Más las navidades. Y tienes cuatro suegros. Pero cuando lleguen las vacaciones vas a tener que hacer Tetris para encajar las vacaciones de tu novia número uno y la novia número dos. Y cuando llegue el viernes por la noche y novia uno diga: ¿qué tal palomitas y película?, y novia dos diga lo mismo, empezarás a ver la peli con novia uno, y cuando aproveches para hacer pipí saldrás a la calle, cogerás el coche y te iras a la casa de novia dos, empezarás a ver la peli, fingirás que vas al baño, cogerás al coche y volverás con novia uno. ¡No llegarás vivo al final del día! Moraleja: tener dos novias (o dos novios) es peligroso para la salud.

Hemos dicho dos cosas: que el amor es una unión orgánica, y que tener dos relaciones es una locura.

«Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.»

Mateo 5:27-30 RVR1960

 

 

«…mejor te es entrar con un solo ojo en la vida, que teniendo dos ojos ser echado en el infierno de fuego.»

Mateo 18:9

1. Amor a Dios. El mandamiento principal.

El principal mandamiento es Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu mente, con toda tu alma, con todas tus fuerzas. Amar a Dios es disfrutar de Él. Es conocerle. Es desearle.

 

Todo en Dios es amable, digno de amar. Lee la Biblia. La creación, las oportunidades que Dios da, ¡y Su Hijo! Quien es Dios revelado. El Dios de la Biblia es fascinante, atractivo, deseable, y ser aceptado y amado por Él ES LO MEJOR QUE TE PUEDE PASAR EN LA VIDA. PUNTO.

 

Pero la Biblia también dice que hay otros dioses y otros señores.

 

Juan Calvino dice que fuera de Jesús sólo hay ídolos.

 

Los ídolos, falsos dioses que te dicen: ámame y te daré cosas, sírveme y te daré cosas. Tus amigos ateos y escépticos también adoran dioses. Todo ser humano adora a algo o alguien. Tim Keller dice que los dos grandes templos de la sociedad occidental son los gimnasios y las oficinas.

 

Es fácil identificar un ídolo, su nombre empieza por: “si tan sólo tuviera”…. El ídolo tiene otra exigencia clara: Dios tiene que ocupar el segundo lugar en tu vida.

 

Un ídolo es un amor tan grande que ya no puedes vivir sin él. Por el ídolo harás lo que sea, te matarás en el gimnasio, o trabajarás doce horas en la oficina, porque el ídolo te ha prometido cosas si le sirves y “si tan sólo tuviera”.

 

Pero Dios no es un ídolo. Él no sólo desea lo mejor para ti, sabe qué es lo mejor para ti. Quiero hacerte una pregunta: ¿te fías de Dios?.

 

Espera, no pases al siguiente párrafo, sigue pensando en esa pregunta. Y ahora vayamos al siguiente punto.

2. El adulterio, un corazón dividido.

Hemos dicho que tener dos novias/os es un suicidio, pues bien el adulterio espiritual es tener dos amores. El amor a Dios y el amor por otros dioses. Es una locura, pero la principal razón por la que las personas abandonan a Dios es porque no pueden compartir su amor por Él con otros amores.

 

Y me refiero a amores que quieren ocupar el lugar De Dios. No dejan sitio a Dios, y aunque intentes meterlos a los dos en tu vida, no hay manera, no caben.

 

Y no caben por dos razones, 1) porque Dios pide exclusividad, 2) porque son incompatibles con Dios, porque son amores que Dios aborrece.

 

S. Lewis dijo que la persona más infeliz, la más desgraciada es la que ama a Dios y ama el mundo. En la iglesia se aburre, en el mundo se siente culpable.

 

Así eres tú si amas a Dios y al ídolo que rivaliza con Dios.

 

Un corazón dividido nunca será feliz.

 

Y si te preguntas por qué no funciona el cristianismo para ti seguramente es porque tienes el corazón dividido. Ese es tu problema, hay dos amores en tu corazón.

3. Cortar con el ídolo.

Hemos dicho que el amor echa raíces. Que es una unión orgánica.

 

Es necesario cortar con el ídolo porque el ídolo te arrastra con él. Quizás es una relación con una persona que no ama a Dios. Quizás son metas que te alejan De Dios. El ídolo te llevará con él, lejos De Dios, y te llevará con él aun más allá de la muerte.

 

Por eso es necesario cortar con aquello que nos aleja De Dios. Cueste lo que cueste. Y el texto es MUY claro. “Si tu ojo… si tu mano derecha….”.

 

Tiene que ser terrible arrancarte un ojo. Meter los dedos, encontrar la base del ojo y tirar, tirar y tirar aunque duela.

 

El problema de esos ídolos y de esos amores es que ahora forman parte de tí. Unión orgánica. Ya no son: el ídolo y yo. Sino que ese amor forma parte de tí mismo, por eso cortar con él duele tanto.

 

Cortar de esa manera sólo lo harás si eres consciente de lo importante que es separarte. Quiero que pienses dos cosas:

1) Dios es esencial, central. No es una especie de complemento que sienta bien, con Él todo tiene sentido, con Él estamos completos, somos amados y podemos amar. Dios es la relación principal del ser humano. Él no sólo creo nuestro cuerpo sino nuestro espíritu. Y hemos sido creados para relacionarnos con Él.

 

2) Quiero que mires a la Cruz. En esa cruz está clavado un hombre que afirmó que era Hijo De Dios. El apóstol Pablo dice: me amó y se entregó a sí mismo por mí. Él estaba sufriendo la maldición De Dios para que tú seas perdonado y aceptado por Dios. Todos los castigos de los malvados, todas las maldades pequeñas y grandes, con su juicio y castigo estaban cayendo sobre él como una lluvia negra. Por amor a ti.

 

Nadie te va a amar nunca como Él te ama. Nadie te desea como Él te desea, y nadie es capaz de hacerte realmente feliz como Él.

 

Dios está empeñado en hacerte feliz sin medida. Pero lo va a hacer a su manera, no a tu manera.

 

Y esa felicidad que nos promete Dios es una felicidad de la que Dios forma parte. Es una vida en la que Dios es el centro y nunca más estarás solo o te sentirás solo.

No DIVIDAS tu corazón, no compartas tu corazón con ídolos.

 

Y no es demasiado tarde para doblar la rodilla frente a Él y decirle: yo quiero que Tú seas mi mayor amor. Da igual lo lejos que estés de él. Jesús recibe a todos los que le buscan. Deberías conocer a Jesús, no hay nadie más amable, cariñoso, sabio y cercano como Él. Te lo presento, Él es digno de ser tu mayor amor, tu mayor tesoro, tu mayor disfrute.

Créditos

Autor: Julio Martínez

© Julio Martínez
@ www.estudios-biblicos.org

Publicado con permiso.

Publica un comentario

SÍGUENOS EN INSTAGRAM @zonalternativa_org